Teresa Estapé
Teresa Estapé

Cuidado de las joyas

ORO

Las joyas de oro deben limpiarse únicamente con agua y jabón neutro y secarse con un paño suave.

PLATA Y LATÓN

Las joyas de plata y/o latón sufren oxidación natural cuando están fuera.
El uso de las mismas hace que por el roce, se pulan y estén brillantes. Pero si las dejas al exterior se irán ennegreciendo. Puedes limpiarlas con cualquier producto limpiametales que se encuentra en supermercados o droguerías. Siempre frotando con un paño suave que no las ralle. Y luego lavarlas con agua y jabón neutro.
Como prevención puedes guardarlas en una bolsa de tela, que las resguarda más de la oxidación.

MADERA

Las maderas naturales y sin barniz como éstas son sensibles al agua. Mantén alejadas tus joyas de madera de la humedad y el agua. Si se mojaran, sécalas con un paño y aplícales cera específica para nutrir la madera, dejándola penetrar y frotando la pieza al cabo de un rato con un paño suave para devolverle su ligero brillo.

PIEDRAS

Las joyas con metal precioso y piedras se pueden lavar con agua y jabón neutro. Si la piedra por detrás se ha ensuciado un poco, se puede frotar suavemente con un cepillo de dientes antiguo y jabón, cuyas fibras pueden llegar a algún rincón menos accesible.